Abengoa culpa de su crisis al Gobierno y a la banca: Milenio Diario

Milenio Diario, El Mundo, pág. 1-6, Carlos Segovia.
El grupo Abengoa considera que el actual Gobierno y la «pasividad» de la banca han sido los grandes desencadenantes de los apuros financieros que han provocado que la sociedad entrase preconcurso de acreedores, según aseguran a EL MUNDO fuentes de su cúpula.
Los decretos introducidos por el ministro de Industria, José Manuel Soria, para rebajar las subvenciones a las energías renovables y la lentitud de las entidades financieras a la hora de encarar la necesaria ampliación de capital de la sociedad han sido factores claves en la crisis, según la dirección de la empresa energética andaluza.
«Todo empezó con los cambios regulatorios de este Gobierno», aseguran desde la cúpula de Abengoa a este diario, aunque oficialmente la entidad guarda silencio y se remite a los comunicados enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).
En ellos, la compañía elude, por ahora atacar, al Ejecutivo o a sus prestamistas.La modificación de la normativa sobre renovables ha tenido un impacto de 1.500 millones de beneficios perdidos, según las cifras oficiales que maneja la empresa que preside José Domínguez.
«Un 35% de los beneficios de Abengoa Solar se esfumaron», sostienen estas fuentes. El ministro de Economía, Luis de Guindos, aseguró por el contrario el pasado viernes que los cambios regulatorios habían tenido una incidencia mínima en la empresa al tener sólo el 12% de sus ingresos en España.
En todo caso, el Ministerio de Industria sostiene que el recorte de subvenciones a las energías renovables era necesario para que en este año 2015 se haya logrado por primera vez en 15 años un superávit tarifario, es decir que el sistema genere más ingresos que costes.
Ampliación de capitalEn la empresa cuyo primer accionista sigue siendo la familia Benjumea escuece también la actitud de la banca. «Sus vacilaciones han hecho perder un tiempo incomprensible que ha deteriorado la situación», aseguran. El número de acreedores ronda los 200 y el Banco Santander ha ejercido un papel de liderazgo.
«Los bancos nos dijeron que necesitábamos una ampliación de capital y la anunciamos; nos dijeron que había que cambiar al presidente Felipe Benjumea y lo hicimos, pese a que era el que mejor conocía la compañía, pero tardaron dos meses en comprometerse a apoyar la ampliación», protestan en la cúpula de la compañía andaluza.
«Encima, mientras tanto nos iban cortando las líneas de liquidez y nosotros, que ganamos concursos en todo el mundo, no podemos empezar a ejecutarlos sin avales y liquidez», explican.
Bancos acreedores»Es verdad que llevamos desde el verano mirándonos de reojo a ver quién asumía más riesgo en la solución de Abengoa, pero es que la estructura de esta empresa es muy compleja y es difícil saber cuál es su verdadero endeudamiento», replican en uno de los bancos acreedores.
«Si hubiéramos hecho antes la ampliación de capital seguro que se habría cubierto con mejor precio que la cotización actual. Los propios bancos van a perder mucho más dinero por su lentitud», critican en la empresa.
En la cúpula de Abengoa Confirman y recuerdan además con sorna lo publicado el pasado domingo por EL MUNDO y es que el Santander propuso como alternativa a Benjumea en septiembre al fundador de Indra, Javier Monzón, actualmente defenestrado en esa empresa tecnológica por presuntas irregularidades.
¿Y autocrítica? En Abengoa admiten un revés en la gestión en Brasil y no haber previsto la caída de los precios del petróleo que ha convertido en errónea su carrera de instalación de plantas de biocombustibles. Pero señalan que ambas circunstancias han afectado también a otras empresas del sector.
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se remitió ayer a su compañero Luis de Guindos sobre la posición del Gobierno en esta nueva fase de Abengoa, consistente en considerarla «viable», pero no plantear ninguna ayuda pública a través del ICO o Bankia sin esclarecer antes su contabilidad.
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, insistió este lunes en que Abengoa necesita un socio industrial, y Montoro restó importancia a que éste sea extranjero, «porque ya ha sucedido en esta legislatura en multinacionales españolas muy endeudadas».
En la cúpula de Abengoa lamentan la actitud del Ejecutivo: «En plena cumbre internacional de cambio climático la aportación española es poner en peligro a una de las empresas que más podía contribuir a desarrollar energías limpias».
También señalan que su contabilidad está «perfectamente auditada». Su responsable es Deloitte.Gobierno y Abengoa coinciden en que con el preconcurso de acreedores se abre un periodo de varios meses en los que se puede encontrar una solución.
Fuente: Milenio Diario